La deuda como trampa

¿La deuda como trampa? No todas las deudas son malas. No todas las deudas son buenas. Esa diferencia puede ser una trampa. Evitar la deuda a cualquier costo no es inteligente. Tomar deuda como si fuera dinero gratis es igual de peligroso. ¿Cómo diferenciarlas? Seguí leyendo este posteo.

1. Deuda Buena es la que genera mas ingresos

Los créditos que nos generen más ingresos siempre serán bienvenidos. Muchos emprendedores se ven en esta situación y se pierden la oportunidad de crecer por no tener en cuenta que pueden financiar la compra de activos fijos o capital de trabajo.

Si ese préstamo te permite adquirir un bien, producto o servicio cuyo resultado final es que reducís tus costos fijos ¿Por que no tomarlo? Obviamente antes de decidirte tenes que chequear la cuota y el CFT para validarlo con tus propias finanzas. 

2. Deuda Mala como trampa por innecesaria o muy cara

La Deuda Mala es aquella que no necesitamos y que además no podremos mantener si la comenzamos a acumular.

Los padres de la deuda mala son los gastos innecesarios. Al acumularse vas a intentar financiarlos. Y así hasta volverte habitué de los primos llamados cuotificación y el pago mínimo.

La única forma de solucionar esto es modificar los habitos y conductas que te llevan a adquirir bienes y servicios innecesarios.

Los gastos innecesarios son pésimos para tus finanzas. Las deudas para gastos innecesarios son la trampa mas maligna de tu economía.

Al no erradicar los gastos innecesarios pueden ir aumentando y descontrolar tu economia. Además si no pagas a tiempo, los intereses que se acumulen harán que tu deuda mala crezca exponencialmente.

Al hablar de deuda mala estamos englobando toda opción crediticia como préstamos dirigidos, tarjetas de crédito o préstamos en efectivo a sola firma.

¿Cómo evitar la trampa de la deuda mala?

No uses tu tarjeta de crédito para pagar cosas que vas a consumir muy rápido y seguiras pagando mucho mas allá de ese momento. Si alejas la finalización del pago del momento del consumo de ese bien o servicio vas a sentir que «no tiene valor pagarlo» o sentirás que «se hizo muy largo el pago». 

Las vacaciones en 18, 24 o 36 cuotas son el mejor ejemplo de este mal hábito. Por favor entendamos aquí que me refiero a abonar TODAS LAS VACACIONES con la tarjeta en cuotas o abusando del pago mínimo y la cuotificación. Las vacaciones te van a exigir un presupuesto especial.

3. ¿Por qué nos endeudamos con Deuda Mala? ¿Cómo caemos en la trampa de la deuda mala?

Porque esas decisiones las tomamos desde la emoción y no desde la racionalidad. La satisfacción inmediata le gana al tiempo necesario para generar el dinero de comprarlo. Disfrutar ahora y pagar después con intereses o ahorrar con intereses y disfrutar después. 

Las tarjetas de crédito escinden claramente los momentos de compra, disfrute y pago por esos bienes y servicios. Allí radica gran parte de su éxito. Inicialmente al comprar luego del cierre te ganás 45 días de crédito gratis. ¿Sería ese un uso virtuoso del crédito? Puede ser.

La abstracción de la compra con tarjeta de crédito o préstamos de consumo implican que no sale dinero de tu billetera. Esa materialidad se diluye. 

PARA FINALIZAR

Si no deseas acumular deuda impagable (Deuda Mala), piensa dos veces antes de que saques tu tarjeta de crédito para pagar. Además, lleva un Presupuesto y trata de pagar todo lo que puedas con dinero en efectivo.

Si te gusta el contenido que comparto semana a semana llevate un producto de mi tienda para darle sustentabilidad al proyecto ¡Contamos con vos!