Cómo administrar mi negocio

Los objetivos son el combustible de cualquier emprendedor. Las metas son las estaciones de servicio. Con ambas podes llegar a destino. Solo tenes que ser precavido al conducir. Recorramos juntos la ruta del emprendedor.

Para administrar tu negocio no necesitas ser contador, abogado o doctorado en algo. Con tener objetivos claros y metas precias vas a poder lograrlo con éxito.

Los objetivos ponen en palabras aquello que querés lograr. “Quiero
ahorrar para comprarme un auto más grande” es un ejemplo de objetivo
ya que te dice qué y para qué lo queres.

Con el objetivo solo no te alcanza para administrar tu negocio. Corre el riesgo de ser una «expresión de deseos». Para eso tenemos las metas donde le «cargamos nafta» a nuestro objetivo.

Las metas son la posibilidad de realización de los objetivos. Contienen los
detalles necesarios para alcanzar los objetivos. Para asegurarte estar haciendo bien tus metas tiene que ser:

Medibles

¡Que llegado el momento se puedan medir! Si le ponemos un número esto será muy fácil.

Específica

Debe detallar muy claramente aquello que queremos lograr.

Temporal

Establece un plazo en el tiempo para cumplirlo. Hora, semana, quincena, mes y otros serán válidos según el caso de cada emprendedor.

Alcanzable

¡Que sea realizable! Esto significa desafiante y realizable al mismo tiempo. Aunque sea pequeña, si estas pensando en una meta semanal, siempre es mejor la confirmación de estar avanzando que la desmotivación de metas que por grandes y difíciles son inalcanzables.

Si sólo nos quedamos con los objetivos es muy difícil saber si estamos progresando o no. Por eso cada objetivo puede derivar en una o varias metas.

Un objetivo recurrente

“Quiero vender más” es un objetivo recurrente. Es un clásico de cualquier emprendedor. Para que impulse el negocio necesitamos que sea más medible, específica, temporal y alcanzable. Cada una de estas características de una meta le da mas posibilidad de realización a tu objetivo. Te hace estar mas cerca de cumplirlo. Como las estaciones de servicio en la ruta. Las metas llevan tu objetivo desde la idea hasta la acción concreta en tu negocio.

Al transformarlo en una meta nos queda «Quiero captar 2 (medible) clientes nuevos para vender mi producto mas rentable (específica) antes
del 30 de diciembre de este año (temporal).”

Espero por tus comentarios para seguir leyéndonos y compartiendo herramientas para emprender y administrar tu propio negocio.