Invertir en Futuros por primera vez

Los contratos de futuro tienen su origen en Japón hacia el año 1600 para darle previsibilidad y cobertura a los productores de arroz. Son el sushi de las alternativas de inversión. Delicados, complejos y con mucha historia.

A partir de la fusión entre los dos mercados mas importantes de futuros de la argentina (MATBA & ROFEX) pueden impulsar estos instrumento como nunca antes en la historia de nuestro país. Por eso en este post voy a empezar a contarte como funcionan los contratos de futuros. 

Si pactas un contrato futuro al llegar la fecha indicada en el contrato se abren tres posibilidades:

  • El precio de mercado es igual al pactado en el contrato. Solo se fue excesivamente previsor.
  • El precio de mercado es superior al precio pactado en el contrato. El comprador sale beneficiado y el agricultor perjudicado ya que podría haber vendido la cosecha a un precio superior.
  • El precio de mercado es inferior al pactado en el contrato. El comprador se ve perjudicado y el agricultor beneficiado por que seguramente habrá podido vender a un precio superior al de mercado por el pacto previo que hizo.

En el contrato de futuro una parte se obliga a vender y otra a comprar. Son una obligación a diferencia de las opciones. Las opciones son un derecho, los futuros son una obligación.

¿No se te ocurre un uso para vos?

Si estás pensando en comprar una casa o capital de trabajo para tu PYME los contratos de futuros te permiten fijar el precio del dólar a una determinada fecha. Así te estas «cubriendo» contra la suba de la moneda estadounidense.

Lo explica muy bien Andres en esta intervención con Juan Pablo Varsky y Santiago Bulat en la radio.

Los primeros contratos de futuros se hicieron en mercados de arroz de Japón hace innumerables años. Los productores obtenían así una cobertura ante inclemencias climáticas. Años después el mercado a término de Chicago formalizó la versión moderna para los productos que se transaban en sus salones. Si nunca te interesaste por estos instrumentos quizás este sea un momento para empezar a conocerlos.