Palito Ortega al borde del knock out financiero

Una voz, un cantante y una devaluación con la sonrisa de mamá en 10 rounds. Palito Ortega y Frank Sinatra son los personajes mas reconocidos de esta historia pero ¿Cuál fue el rol de Lorenzo Sigaut? ¿Y el de Néstor Finkel? Te lo cuento round x rond, golpe a golpe.

ROUND 1 

Agosto de 1981, época de plata dulce y deudas amargas. Sinatra llega a la Argentina para una serie de shows en el Sheraton Hotel y el Luna Park. Es el sueño de toda la vida de Néstor Finkel y será la causa de los insomnios de Ramón “Palito” Ortega los próximos años.

Finkel, reconocido empresario de la industria del entretenimiento, había construido la visita de Sinatra con dos herramientas: su agenda plena de contactos dentro del mundo artístico y una tenacidad admirable. Ortega era el financista. Hermanados en su pasión por Sinatra contaban con un amigo – enemigo en común: Lorenzo Sigaut y su política económica.

El contexto era mucho más que desafiante para un empresario con costos en dólares.

ROUND 2    

Sigaut tomó las riendas de la economia argentina y sufrió más que un boxeador novato ante un campeón del mundo. Quedó inmortalizado en los libros de historia por una frase y en los bolsillos de quienes sufrieron esa crisis. El país quedó como el rostro de ese púgil.

Los anuncios de Sigaut que dieron contexto económico a la llegada de Frank Sinatra a la Argentina fueron:

  • Reducción de aranceles
  • Aplicación de derechos de importación y exportación
  • Congelamiento del gasto público
  • Desdoblamiento del tipo de cambio

¿Consecuencias de estas medidas? El jab al hígado que recibieron las finanzas personales del cantautor tucumano fue durísimo. Los mil dólares estadounidenses que costaba cada entrada implicaban 4 veces más pesos para quienes querian adquirirlas en el tiempo que pasó desde la firma del contrato, en febrero, hasta la realización de los shows en agosto de 1981. Sólo los muy fanáticos iban a permitirse ese “gasto innecesario” para con “La Voz”.

La famosa frase del ministro de economía fue lapidaria para la economía argentina en general y las finanzas de Ramón Ortega en particular.

ROUND 3 

Años más tarde Ortega explicaría así su knock out financiero:

«El dólar estaba a $2,20 cuando lo contraté pero cuando llegó la fecha estaba a $7,80. Yo no tenía forma de rehacerme. Pagué todo lo que tenía que pagar, vendiendo todo lo que tenía que vender».

Diario de cuyo – Julio 2020

Como buen hombre de códigos sabía que no podía deberle dinero a Sinatra, ni a ninguno de sus amigos. Quienes años después colaboraron con su carrera artística en territorio yankee.

El mismo proceso inflacionario hacia que Ortega que buscar más sponsors o compras anticipadas de entradas para cubrir esa diferencia que se generaba día a día por la realidad de tener un compromiso pactado en dólares pero ingresos en moneda nacional. ¿Esto se podría evitar hoy? Si, en el blog vas a encontrar algunos tips con herramientas para cubrir tus contratos en dólares como son los futuros

ROUND 4

El acceso al show en el Sheraton Hotel también implicaba disfrutar de bebidas alcohólicas de primera marca, una cena gourmet y dos shows previos. Sinatra solo estaba en el escenario 60 minutos. Si pensamos la serie de shows como un kiosko, Ramón y Finkel eran los dueños, Sinatra los cigarrillos (su producto principal), los otros shows y el catering era los chicles Beldent. Podrían sumarle algo de valor para el comprador y aumentar su margen de ganancia. No funcionó. 

Si estás leyendo esto y tenés un negocio pensá en los productos secundarios que pueden mejorar tu margen de ganancia como emprendedor. Los caramelos en el vuelto de los supermercadistas chinos son otro gran ejemplo.   

Fragmento del show de Sinatra en la Argentina. Ramón contrató un show pero pagó un viaje a la luna.

ROUND 5

Ramón “Palito” Ortega estaba “descalzado”, no estaba cubierto ante variaciones del tipo de cambio, o sea ingresos en pesos, costos u obligaciones en dólares. 

Subestimó la crisis y se dejó llevar por el impulso de Finkel por traer a “La Voz” a la Argentina. Incluso al referirse a las razones por las cuales él considera que fue un estrepitoso fracaso económico solo hace mención al humor social de los empresarios que no se animaban a comprar las entradas por pudor y la repercusión que ello podría tener.

Incluso durante junio de 1981 realizó gestiones ante el ministerio de economía para acceder a un tipo de cambio diferenciado. Fue un golpe al aire y anunciado (casi desesperado). Su entrenamiento previo y habilidades para acceder al financiamiento que le permitiera lanzarse como director cinematográfico durante ese gobierno no le permitieron esta dispensa monetaria. Sonaba la campana y no le dejaban ni el banquito. ¿Se aproxima el knockout?

Palito Ortega y Frank Sinatra no sabían que jamás volverían a cruzarse pero si tenían claro que iban a seguir influenciando a miles de personas con sus canciones y acciones en la política de sus países.

ROUND 6 

Menores ingresos a los esperados, alto punto de cobertura o break even. Ese humor social le habría generado a Palito la imposibilidad de cubrir los costos operativos de los shows de Sinatra en Argentina. Y cada día que pasaba necesitaba juntar mas pesos para pagar los mismos dólares. Cada peso que aumenta el precio del dólar en Argentina impacta en el mentón de la economia de Ramón Ortega. 

Palito había subestimado la situación económica (no podemos culparlo por eso, fue un error de cometieron hasta presidentes de la nación). En abril de 1981, el ministro de Economía, Lorenzo Sigaut, comenzó una sucesión de devaluaciones que al terminar el año acumulaban un aumento del tipo de cambio nominal de 225,8%.  

A diferencias de eventos anteriores esta devaluación puede asociarse a la política de atraso cambiario, la apertura comercial indiscriminada de su antecesor y el incremento de deuda pública y privada del país.

ROUND 7

La visita de Sinatra es contemporánea a una frase histórica de la economia argentina: “El que apuesta al dólar pierde” un intento torpe y simplón del entonces ministro de economía por desalentar maniobras especulativas con el tipo de cambio que obviamente tuvo el efecto contrario.

ROUND 8 

Ese contexto devaluatorio era propicio para quienes exportaban productos y no para quienes importaban y debían abonar en billetes estadounidenses por esos productos o servicios, como el cachet de un artista de renombre internacional. 

En palabras de Palito:

«El dólar seguía escapando y las empresas se veían en cierta condición de incomodidad ante el reclamo de subas salariales. La mayoría de los empresarios podían pagar mil dólares, que al momento de firmar el contrato no eran nada, porque los aviones iban y venían repletos de artículos de Miami. Yo pensaba: «¿Cómo no vamos a tener 4000 personas dispuestas a pagar mil dólares para comer con champán francés y Sinatra en el escenario?». No era una locura. Pero cuando el dólar se disparó los empresarios me decían: «Me están pidiendo aumento todos los trabajadores y yo no puedo seguir ese tren por la devaluación: no puedo ir a ver a Frank Sinatra, voy a salir escrachado»”. 

Operacion SINATRA – Mancusi – Grandi -AGUILAR

ROUND 9 

El 12 de agosto de 1981 el avión de Sinatra despegaba desde Ezeiza y el altímetro de la deuda de Ortega alcanzaba los 2 millones de dólares. En declaraciones a medios periodísticos Sebastián Grandi, uno de los autores de Operación Sinatra, destaca como parte del problema fue también la solución:

“Cuando Palito llega a Estados Unidos con su familia, el abogado de Sinatra le empieza a abrir las puertas para hacer negocios en el país: giras, posibilidades de reuniones con altos directivos televisivos, etc… «.  

El mismo Ortega lo confirmó en una entrevista con Pablo Sirvén que puede escucharse en Spotify como podcast:

“Antes de irse del país, me dijo “cualquier garantía que necesites en los EE.UU., el garante voy a ser yo””.

Si bien el cantautor tucumano cantaba “¿De que sirve el dinero sin amor?” desde 1973 el impacto que tuvo este uppercut financiero lo hizo emigrar a EEUU y reiniciar  su carrera con un padrino de lujo, de ojos color cielo y la seguridad de un jefe de estado.

ROUND 10 

Ramón Ortega toma como válida la objeción de los empresarios y la hace propia. Las tarjetas no están a su favor. “Madura el knock out” dice el relator pero toda historia tiene su redención. No contaban con el padrinazgo de Sinatra para instalarse en EEUU, un regreso al país de la mano de la política y la recuperación de Charly Garcia. Evangelina y la familia aplauden de pie.  

No sé si decirle fracaso pero …

Comentá acá abajo ¿Que pudiste aprender de esta Palito Ortega y Frank Sinatra para aplicar a tus finanzas personales o la administración de tu negocio?

Si te gusta el contenido que comparto semana a semana llevate un producto de mi tienda para darle sustentabilidad al proyecto ¡Contamos con vos!