Empecé mi negocio ¿Y ahora?

Emprender todo esto que empieza cuando pasó la inauguración, las primeras ventas y compras, las sorpresas, las confirmaciones y te preguntas ¿Y ahora como sigo?  

Luego de las primeras semanas podes hacerte este cuestionario:

¿Qué cosas hacemos muy bien?

¿Qué cosas los clientes nos valoran o ponderan positivamente?

Estas respuestas empiezan a configurar las fortalezas de tu negocio. Al emprender tener claras tus fortalezas te permite mejorarlas y construir una propuesta de valor que te vuelva la opción preferida de tus clientes.

En cada episodio más herramientas para administrar tu dinero.

La contracara son las debilidades, aquello que tenes que mejorar y depende de vos. Si no te lo dicen vas a perderte la oportunidad de mejorar y vender mas por eso es importante cada debilidad que detectás. Estas preguntas pueden ayudarte:

  • ¿Qué se puede evitar?
  • ¿Que se debería mejorar?
  • ¿Tenemos desventajas?
  • ¿Percibe la gente del mercado como algo para mejorar?
  • ¿Existen factores reducen las ventas?

Es probable que muchas respuestas no te gusten. Ninguno de sus comentarios será personal. Están ayudándote a mejorar tu negocio.

Otras serán de muy fácil resolución. En el negocio de la imagen se han volado los carteles que identifican a cada una de las especias que vende. Algunos clientes no reconocen las diferencias entre ellos y no compran seguros ya que no te conocen hace tanto tiempo. Solo llevás un mes con el negocio abierto ¡Imaginate si en encima te confundís el perejil con el laurel!

Emprender no es sencillo. No te olvides que el contacto permanente con tus clientes y proveedores es una fuente inmejorable para detectar fortalezas y debilidades del emprendimiento ¡No la desaproveches!