Invertir en derivados financieros por primera vez

¿Los derivados financieros son para vos? Si entraste en este post es porque, por lo menos, lo estas pensando. Son instrumentos muy riesgosos para un principiante por lo cual tenes que estar operando un largo tiempo antes de sumarlos a tu cartera de inversor. Dejá los binoculares de lado y sacá la lupa.

Los derivados son contratos que toman su valor a partir de un activo subyacente. En el mercado de valores ese activo subyacente es una acción, un bono u otro contrato con un subyacente.

Vas a poder encontrar a los derivados financieros bajo cuatro nombres: swaps, opciones, futuros o fowards.

Los swaps son intercambios de flujos financieros que permiten una mejor gestión de tus obligaciones.

Las opciones son un derecho a comprar un activo subyacente al vencimiento del contrato mediante el pago previo de una prima. Se las llama call y put según sean derechos de compra u derecho de venta. A diferencia de los futuros, las opciones son solamente el derecho a adquirir el bien, no una obligación.

Los futuros o fowards permiten diversificar riesgos climáticos o cambiarios firmando un contrato mediante el cual las partes se obligan a concretar una operación en un determinado período de tiempo a un precio ya establecido de antemano. Quienes deben hacer pagos en moneda extranjera o deben vender su cosecha suelen recurrir a estos contratos.

Sumate al podcast para aprender más sobre finanzas personales.

¿Seguís pensando en invertir en derivados? Si llegaste hasta acá ya sabés mas que al inicio. Son instrumentos riesgosos para un principiante por lo que tenes que formarte antes de empezar a sumarlos a tu cartera de inversor.

Anuncios