12 señales de deudas compulsivas

Quienes han recurrido regularmente al pago mínimo, han abusado de la cuotificación y han tomado préstamos como si fueran extensiones de su sueldo podrán comprender su problema si cuentan en su vida con más de la mitad de estas señales.

Las doce señales buscan dejar en claro cuanto más rápido admitís un problema, más rápido vas a poder resolverlo. Y te prepara para que cada pequeña victoria que te brinda el programa de los doce pasos a quienes se sumergen en él pueda ser un envión hacia la próxima meta.

Este es el listado de las 12 señales de deudas compulsivas de Deudores Anónimos:

  • No tener clara su situación financiera. No conocer el balance de sus cuentas, gastos mensuales, la tasa de interés mensual de sus préstamos, cargos, o las obligaciones contractuales.
  • Frecuentemente “olvidarse” de cosas como libros, lapiceros o pequeñas cantidades de dinero prestadas por amigos o por otros, y no devolverlas.
  • Pobre hábito de ahorros. No planificar el pago de impuestos, planes de retiro u otros gastos no recurrentes, pero predecibles. Después sorprenderse cuando llegan a convertirse en deudas; adoptando una actitud de “vivir el hoy, sin importar el mañana”.
  • Compras compulsivas: imposible dejar pasar una “buena oferta”; hacer gastos compulsivos; dejar etiquetas en la ropa para poder devolverla; no usar las cosas que ha comprado.
  • Dificultad en cumplir obligaciones financieras básicas o personales, y/o un sentido desproporcionado de logro cuando dichas obligaciones se cumplen.
  • Tener un sentimiento diferente al comprar cosas con crédito, que al pagar con efectivo, un sentimiento de pertenecer a un club, de ser aceptado, de ser una persona adulta.
  • Vivir en un caos y drama constante alrededor del dinero: usar una tarjeta de crédito para pagar otra; sobre girar cheques; siempre enfrentando una crisis financiera.
  • Tendencia a vivir en el abismo: viviendo entre sueldo y sueldo; tomando riesgos con la salud y la cobertura del seguro del auto; emitiendo cheques y esperando que aparezca el dinero para cubrirlos.
  • Injustificadamente sentirse inhibido y avergonzado cuando se está teniendo una conversación normal sobre dinero.
  • Sobre-trabajo y sub-ganancias: trabajar horas extras para ganar dinero a fin de pagar a los acreedores; uso ineficiente del tiempo; tomar trabajos por debajo de su perfil y nivel de educación.
  • Dejadez para cuidar y valorarse a sí mismo: viviendo en una privación autoimpuesta; negándose sus necesidades básicas, a fin de pagar a sus acreedores.
  • Sentimiento de esperanza que alguien va a encargarse de Ud., si fuese necesario, para no entrar en graves problemas financieros, que siempre habrá alguien a quien recurrir. Donde antes sentíamos desesperación, comenzamos a sentir una nueva esperanza.

Además han sido muy explícitos en su web con respecto a su vínculo con la reconocida ong Alcohólicos Anónimos ¡No son la misma institución! Desde Deudores Anónimos destacan que ha tomado estas herramientas no implica un vínculo mayor con la entidad mas reconocida a nivel mundial para el tratamiento de adicciones. Vas a encontrar más información sobre «Deudores Anónimos» en su web -> Debtors Anonymus.

Dejá tus comentarios acá debajo ¿Te sirvió este posteo?

Anuncios