Deudofobia y deudadicción

Ambas «enfermedades financieras» perjudicarán tus finanzas personales y salud financiera. Voy a contarte algunos síntomas y cómo superarlas. Deudofobia y deudoadicción ¡Allá vamos!

Deudofobia

Como escribió Camila Galvez alguna vez:

debería irme a vivir sola, sobre por qué no me voy a vivir sola, sobre mi relación con el maldito dinero y la deudofobia extrema que sufro, sobre mi cualidad de organización y planificación que a veces me pasa la cuenta y me hace pasarlo mal.

Más sobre Camila clickeando acá

La deudofobia es el miedo irracional a tomar préstamos aunque sean en condiciones ventajosas para vos. Esto sucedió mucho por falta de educación financiera con las primeras generaciones de inmigrantes que llegaron a la argentina en la primera mitad del siglo veinte. El compromiso de deber dinero y la lejana posibilidad que «se manche el nombre» hacía que huyan de la posibilidad de endeudarse.

Es una actitud irracional cuando las condiciones son ventajosas y te permiten obtener mas ingresos. Muchos comerciantes no pueden crecer por este miedo a endeudarse. Cierto es que a veces los bancos o financieras no hacen esfuerzo alguno por desmontar estas creencias pero esta vez nos enfocamos en las personas como vos que estás leyendo esto.

Si te tomás el tiempo de entender lo que te están ofreciendo y eso es bueno para tu negocio o situación personal no hacerlo sería un error. Preguntate ¿Realmente necesito ese dinero para esa compra? ¿Puedo pagar ese monto de cuota mes a mes? ¿Me permitirá ganar más dinero? Si la respuesta son afirmativas en los tres casos podés ganarle por una vez a la deudofobia.
Obviamente la deudofobia es la contracara de la deudadicción.

Deudadicción

La deudoadicción es hija del desorden financiero, la contabilidad mental y una pizca de desgano. Si no podés dejar de «sacar creditos» o «comprar en cuotas» estás en problemas.

¿Te confías en los valores bajos de las cuotas, disfrutas y al momento de pagar ni te acordás que esa actitud fue engordando el resumen de tus tarjetas de crédito? OK, no sos a la única persona que le pasa esto.

Desasociar el pago de una compra de su momento de adquisición y de disfrute puede conducirte a la deudadicción. O sea usar los préstamos y tarjetas de crédito como si fueran dinero tuyo, ganado en buena ley. ¡Es un horror error!

Cada préstamo o crédito al que accedés es un compromiso por el que pagarás TNA y CFT. Es dinero que otra persona o entidad te facilita para que compres hoy y pagues después. Por ese servicio te cobran un interés y otros gastos.

El síntoma mas claro de la deudadicción es el pago mínimo. Si empezás a recurrir al pago mínimo de forma regular estarás complicando tu salud financiera y vas a tener que llamar a emergencias.

Para esas emergencias la cuotificación puede ser una salida pero si abusas de ella estarás aumentando el riesgo de tu deuda, sumando alertas para el sistema crediticio y vas a terminar lidiando con Veraz o estudios jurídicos de recuperación de deudas.

Si no querés llegar a ese extremo tenés que ordenar tus finanzas, no gastar más de lo que ganas y mantener el orden de tus finanzas. Lo cual no es sencillo con la explosión del crédito online, empresas telefónicas prestando dinero y Apple promocionando su tarjeta de crédito.

Nota mental: Se utiliza el vocablo deudofobia para hablar sobre deuda pública. Les dejo dos artículos al respecto acá y acá ya que es otra acepción de la misma palabra.

Deudofobia y deudadicción son caras del mismo fenómeno, cada vez tenemos más acceso al crédito pero ¿Estamos preparados para esa oferta crediticia? Comentá acá debajo si te pasaste por algunos de estos síntomas.