Tulipanes como pompas de bitcoins

La carrera colonialista de la familia Orange nos legó la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (CHIO), las sociedades por acciones y la primer burbuja financiera ¡los tulipanes!

La palabra tulipán proviene del vocablo turco otomano tülbend que, a su vez, proviene del término persa dulband. Ambas palabras significan “turbante” y hacen referencia a la forma que adopta la flor cuando está cerrada. Nada nos puede hacer pensar hoy que puede transformarse en la primera burbuja financiera y al explotar generar deudas millonarias.

¿A que se dedicaba a Compañía Holandesa de Indias? ¿Por qué era importante en ese momento?

La empresa tenía como objetivo canalizar el comercio entre Amsterdam y sus colonias. Su capital era “abierto” a quienes deseen invertir en ella y asumir el riesgo del comercio internacional en esa época. De esta iniciativa se creó el primer mercado de valores. Y luego la comercialización de futuros. La CHIO fue la primera compañía con capital internacionalizado privado que regenteaba un monopolio y que tenía un logo, en sentido moderno.

¿Cómo empezó la burbuja de los tulipanes?

La llegada desde Constantinopla al puerto de Rotterdam del tulipán permitió que las clases altas lo transformasen en símbolo de status hasta convertirlo en un objeto muy caro. Al punto tal de intercambiarlo por una casa, 15 años de sueldo o 100.000 euros a valor actual.

¿La burbuja de los tulipanes fue culpa del marketing?

No, pero el furor por la flor del turbante colorido generó una innovación en el marketing con los catálogos de venta de tulipanes y su siembra era anticipada por los compradores en lo que devino luego mercado de futuros bursátiles. Además la euforia por esta flor fue tal que la epidemia de peste bubónica que diezmó a la población en los Países Bajos no impactó en su precio.

¿La gente se endeudaba para comprar tulipanes?

Si, en la fase final de la burbuja los compradores se endeudaban e hipotecaban para comprar bulbos en esta especie en los mercados de futuros a plazo. Justificaban esta decisión en el precio futuro del bulbo.

¿Se puede comparar a los tulipanes con las criptomonedas?

Mas o menos. Entre 1634 y  1637 el precio del bulbo aumento 60 veces su valor original. Un día de febrero de este último año un lote tulipanero no tuvo ofertas de compra. Esa ausencia de ofertas fue el alfiler que pinchó la burbuja. Y llevó a la quiebra a los inversores. Muchos compradores de bitcoins se sintieron identificados durante 2018 con aquellos compradores de tulipanes.

Los amigos de tortulia podcast tienen una serie de episodios vinculados a las grandes compañías que financiaron la expansión de algunos imperios y otra a las burbujas económicas. Obviamente le dedicaron un episodio a la tulipomanía. Vale la pena escucharlo. ¡Dale play!

Anuncios