Porno Financiero

Porno financiero es cualquier contenido mediático que promueve comprar o vender irracionalmente activos financieros. Puede ser una nota en un diario, un anuncio publicitario, una entrevista en la radio …

Para detectar la pornografía financiera no tenés que ver personas teniendo relaciones, sino publicidad que promueve productos donde la posibilidad de ganar grandes sumas de dinero sin riesgo y empezando con muy poco capital.

Suelen circular con llamativos videos y titulares que juegan con tus emociones en favor de los clics y en contra de tus ahorros. Quienes tienen resultados constantes con sus inversiones no se dejan dominar por sus emociones ni por ninguna parte de su cuerpo.

Solo un correcto perfil de inversor, la definición de un adecuado objetivo financiero y la adecuada estrategia para alcanzarlo pueden llevarte hasta donde vos quieras con tus finanzas.

No existe la receta para hacerte millonario (por más que lo googleés todos los días) cada persona tiene su perfil de inversor con su correspondiente relación con el riesgo. A más aversión al riesgo menor rentabilidad para tu cartera de inversiones.

Al usar por primera vez este término Jane Bryant Quinn hizo énfasis en que en el mediano plazo los adictos a la pornografía financiera tienen resultados catastróficos en sus finanzas. Como si imitaran a Ron Jeremies cada día al llegar a su casa.

Esto se debe a la búsqueda constante de “nuevas formas de inversión”, “los secretos de millonarios para invertir” y “cómo invertir poco y ganar mucho”. Frases que son tomadas como estrellas reconocidas de la pornografía financiera como lo fue Linda Lovelace para “Garganta Profunda”.

Walter Updegrave lo describió muy bien en este artículo que tiene algunos años pero es super pertinente para este tema.

La pornografía financiera suele manifestar que tiene la posibilidad de “leer el mercado” y “anticipar” la próxima “fiebre del oro” que suele terminar en tulipanes y criptogatos. Casi como aquella persona que al intentar alquilar “Los Picapiedras” cometió el error de llevarse “Los Pinjapiedras” de Victor Maytland. No es lo mismo, no lo fue y nunca lo será. En palabras de John Allen Paulos al presentar una de sus obras:

“En este libro no se darán consejos sobre la manera de invertir y no se encontrarán listas con los diez mejores valores del nuevo milenio, las cinco maneras más inteligentes de poner en marcha un plan de pensiones en Bolsa o los tres primeros pasos con los que empezar. En pocas palabras, aquí nadie va a encontrar pornografía financiera”.

J.A. Paulos sobre “Un matemático invierte en la bolsa” (Tusquets)

BDSM Financiero

Incluso algunos autores se animan a duplicar la apuesta planteando un BDSM Financiero, un juego de dominación en el que algunas personas disfrutan de entregar todo su dinero a otra a cambio de ¡nada! Se entiende por BDSN al conjunto de prácticas libres y consensuadas donde desarrolla humillación, sumisión y dolor como una forma de encontrar el placer mutuo.

Si el dinero es poder, quienes llevan adelante esta práctica del BDSM financiero, lo ceden para humillarse desde la sumisión y disfrutar. Los roles de quienes llevan adelante las finanzas de la pareja de esta forma son dominantes y esclavos al igual que en el BDSM tradicional.

Para que la situación se concrete plenamente dos personas acuerdan sus roles como “dominante financiero” y “esclavo financiero” durante un período de tiempo. Cuando empecé a investigar sobre el tema no lo podía creer ¡Hasta hay webs que funcionan como tinder o happen para estas prácticas. Recordá que ya he compartido tips para gestionar en dinero en la pareja acá, acá, acá y acá .

La pornografía financiera esta al borde de lo legal, al igual que su homónima no monetaria lleva mas allá los límites de la moralidad. En algunos casos son la puerta de entrada a las estafas piramidales o estafas financieras. En otras acercan al mercado de capitales muchas personas que de otra forma no lo harían. La pregunta es ¿A qué costo?