Hablar de dinero en la pareja

El amor es imprescindible para construir una pareja. El dinero mal administrado es imprescindible para destruirla. La infidelidad financiera es perfecta para derruir la confianza en una pareja.  

Los conflictos más habituales sobre el dinero en la pareja se relacionan con la distribución del gasto y las prioridades de ahorro. Por eso la mejor actitud a tomar en estos problemas es ¡Hablar, hablar y consensuar! No existe una receta para esto, solo tienen que estar de acuerdo en la forma en que administrarán el dinero.

Contar con un presupuesto para la pareja que distribuya los gastos y evite roces de ese tipo. Esto presupone que ambos ponen todo su dinero “en el pozo común” y gestionan desde allí sus necesidades. Tendrán que ponerse de acuerdo en que pasa con los gastos muy personales (productos de higiene o compra de ropa).

Cada persona administra su dinero como le parece pero se compromete a cubrir un porcentaje de los gastos comunes (supermercado, alquiler, expensas, etc.). Lo más habitual es que dividan al 50% los gastos comunes. Si la diferencia de ingresos es muy grande pueden aportar el mismo porcentaje de sus sueldos hasta cubrir los gastos comunes.

Para oscurecer un poco más el horizonte algunos autores se animan a afirmar que las parejas que no comparten sus finanzas son más propensas a separarse. La mejor estrategia es hablar sin miedo de dinero.

Si hablan van a estar más cerca de planificar juntos las finanzas de la pareja. La mejor forma de evitar discusiones es anticiparse al problema y resolverlo de antemano con planificación. Los temas para esa charla son muy variados: fondo de emergencias, fondo de consumo, inversión, objetivos financieros y gastos. Es imprescindible si piensan en casarse o irse a vivir juntos. Algunos recomiendan charlar y acordar un presupuesto conjunto para los gastos corrientes y otro de ahorro e inversión para objetivos comunes.

Una vez que tienen sus metas y objetivos financieros tienen que ir revisándolas para que no se desactualicen o se desvíen. El plural de la frase anterior no es menor. Si la responsabilidad de la gestión financiera cae en uno solo puede haber desacuerdos y roces. Manejar el dinero pone en juego memes familiares que no suelen coincidir en ambos integrantes de la pareja. Por eso si ambos cargan la planilla de excel o google drive y luego se reparten los pagos dividen la carga de la tarea con un control por oposición.

Te dejo aquí un rápido acceso al podcast donde vas a encontrar más información sobre los temas que trato en este sito.

¡¡Play & Seguir para no perderte nada!!

¿Te cuesta hablar de dinero? Es lo normal. Charlar abiertamente sobre las expectativas financieras en la pareja y con toda la información sobre la mesa. Tené en cuenta que al comenzar a vivir juntos tienen que hablar también de sus deudas vigentes y como van a hacer la transición de la economía personal a familiar.

Anuncios