Contabilidad mental como riesgo mortal

La “contabilidad mental” es un proceso psicológico que puede llevarte a tomar muy malas decisiones financieras. Es una trampa en la gestión de tu dinero. Por eso voy a contarte algunas formas de evitar que caigas en esta trampa mental para tus finanzas personales.

La contabilidad mental es la tendencia a minusvalorar y tratar con desdén al dinero que nos llega sin que lo esperemos. Un regalo, un golpe de suerte, un inesperado aumento de sueldo o una herencia pueden ser buenos ejemplos. Voy a intentar explicártelo con detalle.

En nuestro día a día tomamos un montón de decisiones financieras. Cada una de ellas tiene una carga emocional. En algunos casos es elevada y en otros es imprescindible. La base de ese razonamiento es doble. Por un lado tenemos en cuenta su origen (trabajo o lotería) y cómo nos lo ganamos (esfuerzo o azar).

Todos tenemos “mentalmente contabilizado” que hacemos con el dinero según su origen y actuamos en consecuencia. Cuando lo ganaste con esfuerzo lo vas a tratar con más minuciosidad y cuidado que si te lo encontraste en la calle o en el Quini 6.

Si no lo generamos nosotros o con nuestro esfuerzo es muy probable que lo despilfarremos. Si mentalmente ya lo tenemos contabilizado como “viene regalado” lo despilfarramos (aunque no sea la actitud más racional). Al dinero regalado los niños suelen gastarlo si no mediara la intervención de los padres. Esa pulsión por el gasto esta vinculada al origen. Como no es producto de un esfuerzo ya esta “mentalmente contabilizado” como despilfarrable o malgastado. Los padres suelen dejar memes de este estilo en sus hijos.

Si los ingresos inesperados ya lo tenés contabilizados como “gastables sin problemas” es probable que el aguinaldo se te escurra de las manos. El aguinaldo es parte de tus ingresos ¡No es dinero extra! ¡No es un regalo! Por eso la contabilidad mental es una trampa que te puede hacer perder oportunidades de ahorro e inversión.

Antes de cerrar esta entrada te comparto los episodios de mi podcast, vas a encontrarte con tips para emprender, ahorrar e invertir con tu dinero.

¡Usá auriculares si tenés gente alrededor tuyo!

Volvamos brevemente sobre el sueldo anual complementario. Si tenés deudas con atraso el aguinaldo te va a permitir cancelarlas y evitar el pago de intereses. Vas a ahorrar en punitorios e intereses compensatorios. Si lo vas a ahorrar es tu chance de invertir en FCI, letes o plazo fijo según tus objetivos financieros.

Si te cuesta ordenarte con el dinero una buena opción es elegir el destino del aguinaldo antes de recibirlo. Así te evitas tomar la decisión “en caliente” donde la contabilidad mental no nos pide permiso para actuar. No es contabilidad mental ni contabilidad creativa pero estos chicos me sacaron una sonrisa: 

Anuncios