Gasto mucho ¿Gasto bien?

Una de las claves para tener finanzas personales saludables es saber reconocer que gastos son necesarios y cuales innecesarios. Puede ser la primer intervención de la educación financiera en tus finanzas personales ¡Probalo! 

Comienzo por tu canasta básica personalizada, los gastos necesarios fijos y variables:

Gastos necesarios fijos

Son aquellos gastos imprescindibles para poder vivir y trabajar como el alquiler, las expensas y los impuestos que no están atados a tu consumo (ABL o Inmobiliario, por ejemplo). También podemos sumar a las membresías (Spotify o Netflix) o servicios de telefonía.

Gastos necesarios variables

Comida, lavadero, transporte, gas y electricidad están dentro de este grupo. Tu presupuesto te va a ayudar a gastar lo necesario, lo que realmente necesitas y evitar que compres o derroches en ellos. El consumo responsable, adaptado a la realidad de cada familia, es una guía para cuidar el planeta y ¡Y tus finanzas personales!

Gastos ocasionales

Vacaciones, renovar el alquiler y arreglos en la casa pueden sumarse al presupuesto y cubrirse primero con ahorros y luego, solo si es necesario, con algún tipo financiación. Generar un fondo para gastos ocasionales puede ayudarte para superar la sorpresa ante la emergencia de gastos ocasionales y no tener que depender.

Gastos innecesarios

Ya sean fijos o variables son los gastos “hormiga”, repentinos, inesperados o frecuentes que elevan tu gasto diario sin un beneficio claro y evidente. El exceso de taxis, cigarrillos y deliverys elevan tus gastos diarios de forma tal de atentar contra tu salud financiera ¿Que podés hacer al respecto? ¡Identificalos! ¡Controlalos!

El primer paso para resolver un problema es identificarlo.  Revisa tus gastos, clasificalos y quedate con aquellos que no debilitan tus finanzas personales, son previsibles de afrontar con tu presupuesto y realmente te aportan satisfacción. Como esta canción… 

 

Anuncios