¿Dónde está mi aguinaldo?

 

Se acerca la mitad del año y con ella quienes trabajan en relación de dependencia cobran el aguinaldo. ¿Momento de felicidad o de resignación? Será un instante feliz si te sirve para comprar un bien que necesitas, para darte un gusto o para celebrar. Será lo contrario si se va en deudas de consumo innecesario, impuestos, expensas o alquiler.

¿El sueldo anual complementario se queda en mi billetera o “se va volando” a otras billeteras? El dinero no se escurre entre nuestras manos sino que pasa de mano en mano, de billetera en billetera, de caja en caja. Esta en nosotros y nuestra #EducaciónFinanciera tener los hábitos necesarios para que no se nos “escurra la plata de las manos”.

¿Donde esta la diferencia? Si pudiste construir tu presupuesto (y respetarlo), si no te excediste con gastos innecesarios, si además de ahorrar invertiste tu excedente mensual, es muy probable que sea un momento feliz. Si estuviste lejos de estos hábitos es probable que sigas pagando cuotas de productos que ya no te acordás que tenías o solo usaste una vez.

El aguinaldo vuelve muy visible si estas ordenado con tus #finanzaspersonales. En los proximos posteos vamos a ir conociendo más sobre el sueldo anual complementario (léase S.A.C.) para que te sirva como el comienzo del ordenamiento de tus #finanzaspersonales.

Mientras tanto escuchamos atentos a este compañerito de colegio del Principe Carlos:

Anuncios